info@brumcosta.com

NUEVAS NORMAS DEL BCU Circular 2257 – Mercado de Valores

Días atrás el Banco Central del Uruguay (“BCU”) publicó en su sitio web institucional la Circular N° 2257  (la “Circular”) mediante la cual se introducen modificaciones a los arts. 1, 2, 3 y 209 de la Recopilación de Normas del Mercado de Valores (“RNMV”).

A continuación realizaremos breves comentarios respecto de lo que entendemos son los aspectos más importantes de la Circular:

En líneas generales, la Circular redefine los conceptos de oferta pública y oferta privada de valores, así como también introduce modificaciones en el régimen de responsabilidades de los intermediarios, a los efectos de aumentar los controles del BCU respecto de emisiones que bajo el régimen anterior calificaban como privadas pero que, por sus características particulares, el regulador entiende corresponde se le apliquen las disposiciones en materia de oferta pública.

En efecto, en la nueva redacción del art. 1 de la RNMV se incluyen 2 nuevas causales por las cuales una emisión local de valores es calificada como “oferta pública” (literales g y h), y ellas son “cuando la forma en que se encuentra estructurada la emisión, ya sea por la denominación de los valores o las condiciones para su comercialización, permita que el valor sea colocado a más de 25 (veinticinco) inversores”, y en todos aquellos “fideicomisos financieros cuyos títulos no prohíban de forma expresa la comercialización de participaciones en dichos valores”.

Consecuentemente con la ampliación de causales antes mencionada, el nuevo art. 2 de la RNMV define de forma negativa a la oferta privada, como toda aquella que no satisface ninguno de los requisitos establecidos en los literales a. a h. del artículo 1.

Respecto de la información que las instituciones de intermediación financiera o los intermediarios de valores deben brindarle a la Superintendencia de Servicios Financieros del BCU, en los casos en que éstos intervengan en un ofrecimiento de valores de oferta privada (art. 3 de la RNMV), la Circular extiende los requerimientos establecidos en el literal b de la disposición mencionada.

En este sentido, la nueva redacción adiciona a la acreditación de los “extremos que justifiquen la colocación directa de la oferta a personas físicas o jurídicas determinadas”, y para el caso de emisiones locales, que la entidad interviniente de la que se trate justifique “que la forma en que se encuentra estructurada la emisión, ya sea por la denominación de los valores o las condiciones para su comercialización, no permita que el valor sea colocado a más de 25 (veinticinco) inversores”, en consonancia con lo dispuesto en el nuevo literal g del art. 1de la RNMV antes referido.

Finalmente, y en cuanto a las modificaciones introducidas por la Circular al art. 209 de la RNMV, referido este a las responsabilidades de los intermediarios de valores, la nueva redacción de la citada norma incluye la obligación por parte de estos de que, “cuando comercialicen valores emitidos por fideicomisos financieros deberán verificar que los mismos cuentan con la constancia a que refiere el artículo 108”, disposición relativa a la obligatoriedad de la constancia BCU en el propio contrato de fideicomiso, determinando si el mismo se trata de una oferta pública o privada de valores.

 

Newsletter nuevas Normas BCU – Circ. 2257