info@brumcosta.com

Reglamentación de las Sociedades por Acciones Simplificadas (SAS): Principales aspectos societarios y tributarios

Dra. María Paula Garat

Dra. Dayana Brites

En setiembre de 2019 fue publicada la Ley 19.820 de Promoción de Emprendimientos que, entre otras cuestiones, creó un nuevo tipo societario: las Sociedades por Acciones Simplificadas (SAS). Es posible acceder aquí a los comentarios a la Ley elaborados por nuestro equipo.

El pasado 23 de diciembre de 2019 el Poder Ejecutivo expidió el Decreto 399/019 (en adelante el “Decreto”) que reglamenta dicho régimen de las SAS.

El Decreto se divide en los siguientes capítulos:

  • Capítulo I: Proyecto de SAS Digital 
  • Capítulo II: Procedimiento transitorio de constitución
  • Capítulo III: Regularización
  • Capítulo IV: Conversión de empresas unipersonales en SAS
  • Capítulo V: Capital
  • Capítulo VI: Otros controles
  • Capítulo VII: Normas tributarias
  • Capítulo VIII: Disposiciones varias

Comentaremos seguidamente los aspectos societarios y tributarios más trascendentes de esta nueva regulación que, según se prevé, comenzará a regir el 1° de enero de 2020.

1.- Proyecto de SAS Digital (Capítulo I)

Se crea el proyecto “SAS Digital”, que estará a cargo de la Agencia para el Desarrollo del Gobierno de Gestión Electrónica y la Sociedad de la Información y del Conocimiento (AGESIC).

El fin de dicho proyecto es implementar una plataforma tecnológica para los trámites de constitución y registro de las SAS, de forma completamente digital. El artículo 1 del Decreto establece los cometidos de la AGESIC en este sentido, entre los cuales se encuentra establecer el diseño de los trámites en base al Modelo de Trámites en Línea y las normas técnicas y regulaciones pertinentes, además de prever los procedimientos necesarios para la interoperabilidad de los organismos involucrados en el trámite de constitución y registro, entre otros.

El artículo segundo del Decreto crea, en el marco del proyecto “SAS Digital”, un Comité de Dirección integrado por representantes de distintos organismos (MEF, DGI, AIN, Transforma Uruguay, DGR, BPS y AGESIC).

Dicho Comité tendrá un plazo de 120 días desde la publicación del Decreto para definir los procedimientos y adecuaciones necesarias para los trámites de constitución y registro en las instituciones involucradas.

2.- Procedimiento transitorio de constitución (Capítulo II)

No obstante lo anterior, el Capítulo II del Decreto establece algunas adecuaciones, mientras no esté operativa la plataforma digital, a los efectos de asegurar la regular constitución de las SAS en el menor tiempo posible:

  • El control de homonimia previsto en el literal B) del artículo 12 de la Ley 19.820 será realizado por el Registro de Personas Jurídicas- Sección Registro Nacional de Comercio, siguiendo el procedimiento establecido en el artículo 47 del Decreto 99/998.
  • El Registro de Personas Jurídicas- Sección Registro Nacional de Comercio realizará la calificación de los estatutos de las SAS en un plazo no mayor a 5 días hábiles, en los casos en los que se empleen los modelos de contratos que estarán a disposición en la página web de la Dirección General de Registros (DGR). A efectos de cumplir con dicho plazo, la DGR implementará un sistema electrónico de agenda para la inscripción de las SAS.
  • Una vez levantadas todas las observaciones (con excepción de la inscripción en el RUT), el Registro de Personas Jurídicas- Sección Registro Nacional de Comercio pondrá a disposición de la DGI, por medios electrónicos, las denominaciones de las SAS alcanzadas por este literal.
  • Para culminar el trámite, la SAS deberá inscribirse en el RUT de la DGI.
  • La DGI remitirá diariamente, y por medios electrónicos, los números de inscripción en el RUT de las SAS al Registro de Personas Jurídicas- Sección Registro Nacional de Comercio, para el levantamiento de la observación correspondiente, así como a la AIN.

Por último, el artículo 3 prevé que la DGR podrá prescindir del control de los certificados de entidades públicas y su vigencia, cuando la información contenida en éstos pueda obtenerse directamente de los registros de las citadas entidades.

Es importante mencionar que la DGR pondrá a disposición modelos de contratos que podrán ser empleados en forma facultativa por los interesados. El uso de los modelos sin modificaciones ni adiciones, salvo los expresamente previstos, garantizará la calificación registral en el plazo de 5 días hábiles.

3.- Regularización y conversión de otras empresas en SAS (Capítulos III y IV)

Es posible convertir otra empresa en SAS, sea que se regularice la situación de una sociedad irregular, de una sociedad de hecho; o bien que se convierta una empresa unipersonal. A ello refieren los Capítulos III y IV del Decreto.

El artículo 6 del Decreto dispone que las sociedades irregulares y de hecho (reguladas en la Sección V del Capítulo I de la Ley 16.060), podrán regularizarse adoptando la forma de SAS, conforme a lo previsto en el artículo 42 de dicha ley[1].

Los titulares de empresas unipersonales podrán transferir su giro, en un solo acto, total o parcialmente a una SAS, la cual lo sucederá en sus derechos y obligaciones. Para que opere la conversión, es condición que el titular de la empresa unipersonal sea el único accionista de la nueva sociedad al momento de la conversión y que la empresa unipersonal esté registrada como tal ante los organismos recaudadores.

La resolución de optar por la conversión conteniendo el texto del estatuto que habrá de regir la SAS, deberá adoptarse por el titular de la empresa unipersonal y documentarse a través de una declaratoria en escritura pública o en documento privado, con firma certificada. Se aplicará el proceso previsto para la constitución establecido en el artículo 3 del Decreto, y ya descripto en el apartado anterior.

Asimismo, en este caso de conversión de empresas unipersonales a SAS se cuenta con 30 días desde la fecha de inscripción en el Registro de Personas Jurídicas – Sección Registro Nacional de Comercio para proceder a la inscripción en el RUT, el que le dotará de un nuevo número. A tales efectos, entonces, esta conversión -cuando es total- implica la clausura de la empresa unipersonal.

Se deberá elaborar un inventario detallado de los bienes, derechos y obligaciones objeto de la transferencia, que deberá protocolizarse ante Escribano Público y presentarse conjuntamente con el estatuto social al momento de la inscripción en el Registro.

En caso de incluir activos no dinerarios por un valor superior a UI 2:500.000 (aproximadamente USD 280.000), de acuerdo a las reglas de valuación del IRAE, la Secretaría Nacional para la Lucha contra el Lavado de Activos y el Financiamiento del Terrorismo (SENACLAFT), podrá establecer requisitos adicionales de información para este tipo social, en función de los análisis de riesgo que dicho organismo realice.

Los bienes que se transfieran a través de la conversión deberán encontrarse afectados íntegra y exclusivamente al giro de la empresa unipersonal y deberán transferirse al momento que se convierta y aporte a la sociedad.

El artículo 10 establece que si la conversión comprendiera bienes o derechos registrables, la enajenación mediante el aporte correspondiente se inscribirá en el Registro correspondiente. En todos los casos, deberá cumplirse con las formalidades y controles que corresponden a dichos bienes o derechos.

4.- Aspectos trascendentes de las SAS: Capital (Capítulo V), Controles ante la AIN (Capítulo VI)

El capital suscrito e integrado al que refiere el literal F) del artículo 12[2] de la Ley 19.820 será únicamente el capital suscrito e integrado al momento de la constitución de la SAS, pudiendo establecerse en una disposición transitoria de los estatutos o contrato social.

En caso de aumento de capital social, no se exigirán las suscripciones e integraciones mínimas previstas en el artículo 15[3] de la Ley 19.820.

No resultará de aplicación a las SAS la reducción obligatoria de capital social prevista en el inciso primero del artículo 290[4] de la Ley de Sociedades Comerciales (16.060).

El control de los mínimos de capital exigidos por la Ley 19.820 corresponderá al Registro de Personas Jurídicas- Sección Registro Nacional de Comercio.

El artículo 13 dispone que los aportes que los accionistas o terceros efectúen a cuenta de futuras integraciones de capital conformarán el patrimonio de la sociedad, y deberán documentarse, indicando:

  1. Datos identificatorios de los aportantes.
  2. Indicación de calidad de terceros, accionista de la sociedad o de su controlante o controlada.
  3. Características y monto del aporte, individualizándose de conformidad con las Leyes 16.060 y 19.210.
  4. Plazo para la capitalización, que no podrá exceder de 24 meses. Adquirirán el carácter de aportes irrevocables desde la resolución del órgano de administración que los acepte como tales. Dicho órgano deberá en el plazo mencionado obtener la aceptación para capitalizarlo por parte de la asamblea de accionistas o quien haga sus veces conforme a lo establecido en los estatutos sociales; en caso contrario o si hubiera vencido el plazo de 24 meses sin aceptación, deberá restituirse al aportante, sin intereses salvo que otra cosa se hubiera pactado. Dichos aportes serán computados a los solos efectos de la aplicación de las normas que fijan límites o relaciones entre las participaciones y el capital integrado. El aportante tendrá derecho a requerir al órgano de administración que la capitalización de su aporte se incluya en el orden del día de las asambleas hasta el vencimiento del plazo, o hasta la restitución de su importe.
  5. En caso de haber transcurrido el plazo de 24 meses, o no habiendo sido aceptado los mismos por la asamblea o quien haga sus veces según los estatutos sociales, los aportes irrevocables serán un pasivo social.

La Ley sobre SAS (19.820) previó un control especial para aquellas SAS que tuviesen ingresos anuales que superen las 37.500.000 UI (aproximadamente USD 4.000.000). Conforme al Decreto, estas SAS estarán obligadas a comunicar ante la AIN:

  1. Las integraciones de capital efectuadas por nuevos aportes.
  2. Las reducciones de capital integrado.
  3. El rescate o amortización de acciones.
  4. El reintegro de capital.
  5. Los supuestos en los que se genere derecho de receso, cuanto éste pudiera derivar de alguno de los actos citados en los literales anteriores.
  6. Deberán comunicar anualmente a la AIN, dentro del plazo de 180 días corridos a partir del día siguiente a la fecha de cierre del ejercicio económico, las modificaciones de capital integrado y el cumplimiento de la Ley 19.484.

La AIN, por Resolución fundada, establecerá la forma y condiciones en las que deberán realizarse las comunicaciones, así como los criterios técnicos para el control de las SAS cuando correspondiere.

El Decreto dispone que se aprueban como normas contables de aplicación obligatoria para las SAS, los cuerpos normativos aplicables a las sociedades comerciales.

Por otra parte, las SAS comprendidas en la obligación de registrar sus estados financieros (ante el Registro de Estados Contables a cargo de la Auditoría Interna de la Nación), deberán hacerlo en las mismas condiciones establecidas para las sociedades comerciales.

Por último, se dispone que serán de aplicación a las SAS los controles previstos en las Leyes 19.210 (Ley de Inclusión Financiera) y 19.574 (Ley Integral contra el Lavado de Activos) y sus modificativas. En los casos en que las SAS reciban ingresos superiores a UI 4:000.000 (aproximadamente USD 450.000) al cierre de cada ejercicio anual o devinieren titulares de activos situados en territorio nacional por un valor superior a UI 2:500.000 (aproximadamente USD 280.000), la SENACLAFT podrá establecer requisitos adicionales de información, en función de los análisis de riesgo que realice.

5.- Aspectos Tributarios regulados en el Decreto (Capítulo VII)

En lo que refiere a los aspectos tributarios, se prevén disposiciones específicas y aplicables a las SAS; se establece, asimismo, un régimen especial para la conversión de empresas unipersonales a SAS; y se regula la exoneración dispuesta para las conversiones de empresas unipersonales en SAS, que se realicen en los próximos 12 meses y cumplan con algunas condiciones.

– Aspectos tributarios de las SAS

En lo que respecta a los aspectos tributarios más significativos, la Ley sobre SAS ya había previsto que a estas sociedades les corresponde el mismo tratamiento tributario que a las sociedades personales y, en caso de enajenación de acciones, se tributará igual que una sociedad anónima.  

En cuanto a la tributación por IRAE, dado el tratamiento similar a las sociedades personales, se podrá aplicar el régimen de fictos hasta el monto máximo de UI 4.000.000, es decir que estas sociedades, a diferencia de las S.A., pueden optar por no tributar con contabilidad suficiente hasta el monto máximo antes indicado.

En reafirmación de lo anterior, el Decreto establece expresamente que las SAS son contribuyentes de IRAE, de IVA y de Impuesto al Patrimonio.

Como aspectos de trascendencia en lo que respecta al régimen tributario de las SAS, y además de los ya nombrados, se prevén los siguientes:

  • Los aportes irrevocables que la SAS reciba a cuenta de futuras integraciones de capital se computarán como pasivo a los efectos del IRAE si transcurrido el plazo de 24 meses desde la aceptación por el órgano de administración de la SAS, no hubieran sido aprobados por la asamblea de accionistas.
  • El régimen previsto en el artículo 32 del Decreto 150/007, sobre deducción de sueldos patronales para el IRAE, les será aplicable a los directores o administradores de SAS, en tanto tengan la calidad de accionistas
  • Las rentas de trabajo derivadas de actividades amparadas por cobertura provisional del BPS, y abonadas a directores o administradores de las SAS, que sean residentes fiscales uruguayos, se computan como rentas de trabajo dependiente, a los efectos del IRPF.

– Tratamiento tributario aplicable a la conversión de empresas unipersonales en SAS

Para el caso de conversión de empresas unipersonales a SAS se establece que si esta conversión del giro es total (a título universal), importará el cierre del ejercicio económico del sujeto pasivo, quien deberá presentar la declaración jurada y abonar la totalidad de los tributos resultantes. Asimismo, si por ello surgiere un excedente de IVA, el contribuyente podrá transferirlo a la nueva sociedad, en los términos y condiciones que a tales efectos fijará la DGI.

Asimismo, cuando la transferencia es total, se puede optar por no computar el valor llave correspondiente, siempre que la conversión se realice sin el propósito de producir un resultado económico, esto es, siempre que no se realicen transferencias de acciones durante el transcurso de un lapso no inferior a dos años contados desde la fecha del contrato correspondiente[5].

Si se verifica un incumplimiento a esta condición, la transferencia tendrá el tratamiento tributario correspondiente al régimen general y, en caso de que corresponda tributar IRAE e IVA por el valor llave, dichos tributos se abonarán actualizados por la evolución de la Unidad Indexada entre la fecha de su acaecimiento y la de la configuración del incumplimiento.

Cuando la transferencia es parcial, la empresa unipersonal liquidará los impuestos correspondientes en el régimen general aplicable a cada uno de ellos.

Para estos casos, el Decreto incluye al supuesto de conversión de empresas unipersonales en SAS en lo previsto en el artículo 72 del Decreto 150/007 sobre valuación de bienes en empresas sucesoras, el que permite a la sucesora mantener el valor fiscal de los bienes de la antecesora, los regímenes de valuación y amortización, así como el cómputo de los plazos para aplicar las normas sobre malos créditos. A su vez, esta disposición también prevé que el valor llave se constituye como la diferencia entre el precio de venta y el valor fiscal de los bienes transferidos, si aquél hubiera significado una inversión real para la empresa sucesora.

– Régimen de exoneración especial aplicable a la conversión de empresas unipersonales en SAS (por los próximos 12 meses y sujeto a algunas condiciones)

Por otra parte, el artículo 48 de la Ley sobre SAS (19.820) había previsto un régimen transitorio de exoneración de impuestos (IRAE o IRPF, IVA incluido el valor llave e ITP) para estos supuestos de conversión total (a título universal) de empresas unipersonales a SAS.

El Decreto regula y agrega algunos aspectos especiales para quedar comprendido en este régimen. En síntesis, la exoneración se aplica siempre que acumulativamente:

  • Se trate de una persona física residente fiscal en Uruguay que desarrolle a título personal actividades comerciales, industriales o de servicios.
  • Se encuentre en situación regular de cumplimiento con las obligaciones tributarias ante DGI y BPS. El Decreto prevé que esta condición se demuestra con la obtención de los certificados único de vigencia anual expedido por la DGI y común por BPS, correspondientes a la empresa unipersonal y vigentes a la fecha de la conversión.
  • Que transfiera o integre su giro en una SAS de su exclusiva titularidad.
  • Que la transferencia se realice a título gratuito o, en su caso, como integración de capital, teniendo como única contraprestación la emisión y entrega de acciones de la SAS.
  • Que la transferencia se realice dentro de los 12 meses a contarse a partir del 1º de enero de 2020.
  • Que en el plazo de dos años posterior no se transfieran las acciones de la SAS[6]. En este caso, si se transfiriesen las acciones, corresponderá reliquidar los tributos aplicables y abonarlos a la DGI dentro del mes siguiente a este hecho que motivó la pérdida de la exoneración. El Decreto agrega que el contribuyente puede optar por determinar los tributos a reliquidar actualizados por la evolución de la Unidad Indexada, en lugar de la aplicación de sanciones por mora.

Asimismo, se agrega que la exoneración de ITP lo es para la parte vendedora y compradora y comprende la enajenación de bienes inmuebles, de derechos de usufructo, de nuda propiedad, de uso y habitación, y la cesión de promesas de enajenación de dichos bienes.

Por otra parte, se aclara también que las transferencias originadas en las conversiones exoneradas no se tomarán en cuenta a efectos de determinar el monto deducible de gastos indirectos en la liquidación de IRAE, ni para la deducción de IVA incluido en las adquisiciones de bienes y servicios que integren directa o indirectamente el costo de dichas transferencias.

Descargue el archivo en formato .pdf: Comentarios Reglamentación SAS


Referencias:

[1] Artículo 42: (Regularización). Las sociedades irregulares y de hecho podrán regularizar su situación jurídica de acuerdo a los siguientes procedimientos:

A) Si se tratara de una sociedad de hecho o de una sociedad atípica, deberá instrumentarse debidamente y cumplir los restantes requisitos formales para su regular constitución.

B) En el caso de sociedades irregulares instrumentadas pero no inscriptas o publicadas, cualquiera de los socios podrá solicitar en todo momento la inscripción ante el Registro o su publicación comunicando tal circunstancia, en forma fehaciente, a los demás consocios.

El socio que no haya adherido a la regularización o el que se haya opuesto a ella, tendrá derecho a una suma de dinero equivalente al valor de su parte a la fecha del acuerdo social que resuelva aquélla, aplicándose en lo pertinente lo dispuesto por el artículo 154.

Las sociedades irregulares o de hecho no se disuelven por su regularización. La sociedad regularizada continuará los derechos y obligaciones de aquélla así como su personalidad jurídica. Tampoco se modificará la responsabilidad anterior de los socios.

[2]Artículo 12: (Contenido del instrumento de constitución).- Los estatutos sociales deberán contener como mínimo los siguientes requisitos: (…) F)   El capital social, suscrito e integrado de la sociedad, expresados en moneda nacional, la clase, número y valor nominal de las acciones representativas del capital y la forma y términos en que estas deberán integrarse.

[3] Artículo 15: (Suscripción e integración del capital).- El capital social deberá ser íntegramente suscrito o integrado en el acto de constitución de la sociedad. En el mismo acto deberá integrarse un mínimo del 10% (diez por ciento) del capital social si la integración fuera en dinero, o el 100% (cien por ciento) si fuera en especie. En ningún caso, el plazo para la integración total de las acciones excederá de veinticuatro meses. En los estatutos de las sociedades por acciones simplificadas podrán establecerse porcentajes o montos mínimos o máximos del capital social que podrán ser controlados por uno o más accionistas, en forma directa o indirecta. En caso de establecerse estas reglas de tenencia de capital, los estatutos deberán contener disposiciones que regulen los efectos derivados del incumplimiento de dichos límites. Podrán establecerse primas de emisión diferenciales para una misma emisión de acciones.

[4] Artículo 290: (Reducción del capital). La asamblea extraordinaria podrá resolver la reducción del capital integrado. Si quedara reducido a una cifra inferior al 25% (veinticinco por ciento) del capital social, éste deberá modificarse (artículo 313). La reducción podrá efectuarse con rescate de las acciones emitidas o con rebaja del valor nominal de éstas si mediara modificación estatutaria. La asamblea determinará su forma y condiciones, respetando la igualdad entre los accionistas.

[5] No se considerará como transferencia cuando se realicen por el modo sucesión o por partición del condominio sucesorio, o por la disolución de la sociedad conyugal o su partición.

[6] No se considerará como transferencia cuando se realicen por el modo sucesión o por partición del condominio sucesorio, o por la disolución de la sociedad conyugal o su partición.