info@brumcosta.com

EL COVID-19 Y LA ECONOMÍA POSIBLES MEDIDAS DE CONTENCIÓN FISCAL EN ATENCIÓN A ESTA DIFÍCIL SITUACIÓN

Dr. Leonardo Costa

Dra. María Paula Garat

 

No hace falta introducir la realidad actual que está imperando en Uruguay, en la región y en el mundo. El Coronavirus COVID-19 se presentó como un gran problema que trasciende fronteras y que no distingue entre economías. Implicó y continúa siendo una importante dificultad para países asiáticos, europeos, para Estados Unidos y, ahora, para Latinoamérica.

La incertidumbre que reina en estos días en Uruguay es alta. No conocemos ni es posible predecir con exactitud hasta cuándo se extenderá el estado de emergencia sanitaria y, por ende, las resoluciones adoptadas. Se desconoce si será necesario aprobar medidas ulteriores; o si la temática acabará finalmente en unos pocos días. Lo que, por el contrario, sí se conoce, es que estas medidas ocasionan, indudablemente, un efecto en la economía y, en definitiva, en el comercio, en las empresas y, consecuentemente, en el trabajo.

Sin cuestionar la importancia o la pertinencia de su adopción, sino, por el contrario, apoyándolas con compromiso y con intención de superar rápida y eficazmente esta situación, entendemos pertinente analizar, -así como lo hicieron y se debate en otros países-, algunas medidas fiscales que podarían ser tomadas para paliar los efectos adversos que esta situación apareja y aparejará en lo económico; en los comercios y en el trabajo.

¿Qué medidas podría adoptar Uruguay para que la afectación en la economía, los comercios y el trabajo fuera menor?

La respuesta a esta interrogante, sin dudas, dependerá de un análisis económico que escapa a nuestro campo, que requerirá mayor profundidad, y que necesitaría otros datos y consideraciones. No obstante, y teniendo como fuente lo propuesto o lo resuelto en otros países de la región y del mundo[1], desde el punto de vista jurídico, y más precisamente del Derecho Tributario, podría ser pertinente analizar la posibilidad de flexibilizar ciertos plazos, algunos tributos, o bien adoptar algunas medidas con fines extra-fiscales que ayuden a transitar esta difícil situación.

En este marco, es posible observar que otros países han implementado medidas fiscales que abarcan tres grandes aspectos: (a) la flexibilización de plazos para el pago de tributos; (b) la reducción en la cuantía de algunos impuestos en forma temporal; y (c) la adopción de un régimen fiscal especial y transitorio para ciertas empresas o mercados.

 

  • Flexibilización de plazos para el pago de tributos

La flexibilización de los plazos de vencimiento para el pago de tributos, especialmente del IVA, fue una medida tomada por varios países. En Uruguay el pago de IVA se realiza en forma mensual o bimensual. En el ámbito empresarial, además, a ello se le adiciona el pago de un anticipo de IRAE y otras cargas tributarias, como las contribuciones a la seguridad social. Una primera medida de ayuda a la situación, tanto empresarial como personal -en casos, por ejemplo, de unipersonales o profesionales universitarios-, podría ser el otorgamiento de mayores plazos para abonar estos tributos[2].

A lo anterior se le podría agregar un régimen especial sobre facilidades de pago, y la flexibilización en las consecuencias del impago, tanto económicas -reducción de moras o recargos-, como en lo que atañe a las posibles sanciones u observaciones al contribuyente omiso.

En síntesis, sería posible posponer los vencimientos de algunos tributos, otorgar facilidades de pago, y prever, por ley, un régimen especial de recargos, así como la modificación en la mora aplicable.

Miembros del Fondo Monetario Internacional recomiendan algunas de estas prácticas, procurando “proporcionar alivio tributario a las personas y las empresas que no pueden hacer frente al pago de sus impuestos”[3].

Asimismo, algunas de las anteriores fueron adoptadas o discutidas, por ejemplo, por Francia, Grecia, Italia o España[4]. Esta temática está también siendo abordada en Argentina, México, o Costa Rica, según los trascendidos de prensa[5].

 

  • Reducción de algunos impuestos en forma temporal

Por otra parte, en caso de que las consecuencias económicas sean aún mayores, se podría analizar la posibilidad de reducir, al menos temporalmente, la alícuota aplicable a determinados impuestos. La situación actual conlleva problemas para todos los mercados, por lo que para paliar dichos efectos, o bien para una reactivación, podría ser necesario y oportuno reducir algunos de los impuestos aplicables, como el IVA. Ello ocurrió, por ejemplo, en China, reduciéndose este impuesto del 3% al 1% para determinados contribuyentes y por cierto período[6].

La reducción de algunos puntos en el IVA fue una medida adoptada por Uruguay para, por ejemplo, fomentar el uso de medios de pago electrónicos (Ley 19.210, Decreto 203/014). Sin dudas, una similar reducción podría analizarse con el fin de ayudar a esta situación, tanto en lo que respecta a productos específicos, como a la prestación de servicios.

  • Adopción de un régimen fiscal especial y transitorio para ciertas empresas o mercados especialmente afectados

 

Asimismo, y dado que esta situación ocasionó una afectación aún más grave y manifiesta en determinados mercados, como el turístico (agencias de viaje, hotelería, entre otros), o incluso -y de mantenerse el aislamiento- en otros como el de entretenimiento, restaurantes u otros comercios, sería posible y pertinente adoptar medidas aún más específicas para estos sectores. Ello supondría sancionar un régimen tributario especial y transitorio para los mercados especialmente afectados, procurando su mantenimiento, o bien su reactivación luego de que la pandemia del COVID-19 se haya superado. Estas medidas también fueron objeto de análisis en otras jurisdicciones, como en Gran Bretaña[7].

Por otra parte, tanto en el supuesto de mantenerse esta emergencia, como de cara a un estudio a futuro, procurando prevenir o hacer frente a otras, el análisis del fomento al teletrabajo deberá llevarse a cabo. Medidas específicas podrían implicar el estímulo a la adquisición de tecnologías para este fin, con una consecuente exoneración o crédito fiscal, entre otros incentivos que podrían otorgarse a estas prácticas. A modo de ejemplo, similares aspectos se aplican para el tránsito hacia la facturación electrónica (Decretos 274/015 y 206/019), o bien en materia de promoción a la inversión, para quien emplea tecnologías limpias (Ley 16.906, Decreto 143/018).

 

En síntesis, son varias las flexibilizaciones fiscales que podrían ser adoptadas a los efectos de paliar los efectos adversos que el COVID-19 está aparejando en los mercados y en la economía, permitiendo de este modo ayudar a las empresas y mercados a transitar esta difícil situación.

El aplazamiento de plazos de vencimiento para el pago de algunos tributos sin dudas será primordial y seguramente sea una de las medidas primera y principalmente a adoptarse, como ya ha ocurrido en otros países. También la aprobación de facilidades de pago; o bien la incorporación, por ley, de un régimen especial para las moras y recargos.

La segunda categoría analizada, esto es, la reducción en algunos impuestos, en principio se vislumbra como una opción más dificultosa, dado el costo tributario que apareja. No obstante, igualmente debiera ser evaluado para algunos productos y para algunos mercados. Especialmente aquellos sectores más perjudicados necesitarán de un régimen fiscal especial para su reactivación. Asimismo, la inversión también se verá afectada, por lo que otras medidas, como la prórroga en algunos plazos concernientes a beneficios concedidos a proyectos de inversión, o bien la suspensión de este ejercicio o de estos días en el cómputo de las mismas, también podría ser adoptado.

La posibilidad, la cantidad y la cuantía de estas medidas dependerán, en definitiva, de un análisis económico y fiscal del Uruguay; aunque la necesidad y la pertinencia ya se encuentran más que presentes.

[1] A este respecto puede verse: Enache, Cristina. Fiscal Measures during the Coronavirus Outbreak, Tax Foundation, 13 de marzo de 2020, en: https://taxfoundation.org/coronavirus-covid-19-outbreak-fiscal-tax-measures/

[2] En materia de plazos, también sería pertinente evaluar la extensión de otros plazos o beneficios, tal como por ejemplo en los beneficios fiscales otorgados por el régimen de promoción de inversiones.

[3] Gaspar, Vitor y Mauro, Paolo. Políticas fiscales para proteger a la gente durante el brote de coronavirus, blog del Fondo Monetario Internacional, en: https://blog-dialogoafondo.imf.org/?p=12910

[4] En España puede verse el Decreto-Ley 7/2020 publicado en el BOE el 13 de marzo de 2020, que establece el aplazamiento de ciertas deudas tributarias (artículo 14). Sobre el resto de los países nombrados se puede ver: Enache, Cristina. Cit.

[5] Por ejemplo: https://www.infobae.com/economia/2020/03/16/el-gobierno-anuncia-hoy-nuevas-medidas-economicas-restricciones-transporte-jubilados-y-estimulos-fiscales/; https://expreso.press/2020/03/17/restauranteros-piden-suspension-de-impuestos-por-crisis-del-covid-19/; https://www.nacion.com/el-pais/politica/gobierno-anuncia-moratoria-de-tres-meses-en-pagos/TFI2UHFL2BGUVPBE7LALGZF25M/story/

[6] Lu, Lewis. China announces tax relief measures to tackle coronavirus disruption, 27 de febrero de 2020, en: https://www.internationaltaxreview.com/article/b1kjjn20mxcfyj/china-announces-tax-relief-measures-to-tackle-coronavirus-disruption

[7] Véase: https://news.bloombergtax.com/daily-tax-report-international/u-k-holds-firm-on-digital-tax-in-virus-dominated-budget

 

Descargue el archivo en formato .pdf: BC – Medidas fiscales y Covid