info@brumcosta.com

REGLAMENTACIÓN DE LA LEY 19.937 – OPCIÓN DE LOS RESIDENTES FISCALES DE TRIBUTAR EL IMPUESTO A LA RENTA DE LOS NO RESIDENTES

Dra. Florencia Capelli

 

En el año 2020, la Ley 19.904 de fecha 18 de septiembre de 2020 y el Decreto 163/020 del 11 de junio del mismo año previeron nuevas disposiciones en lo que respecta a la configuración de la residencia fiscal y al denominado “tax holiday” para los nuevos residentes fiscales.

A su vez, la Ley 19.937 de fecha 24 de diciembre de 2020 reguló la situación de quienes hayan adquirido la residencia fiscal y optado por tributar el IRNR -únicamente respecto de los rendimientos de capital mobiliario provenientes del exterior[1]– por cinco ejercicios fiscales, disponiendo que puedan optar por tributar dicho impuesto por un plazo máximo de hasta 10 ejercicios y estableciendo como condiciones para ello que los contribuyentes registren en Uruguay una presencia efectiva de al menos 60 días en un año civil y acrediten haber adquirido en el país un inmueble por un valor superior a 3:500.000 Unidades Indexadas (aproximadamente USD 400.000) desde la entrada en vigencia de la Ley.

La opción por IRNR resulta beneficiosa en tanto implica que la persona no tribute en Uruguay por los rendimientos de capital mobiliario del exterior, por los ejercicios comprendidos.

Por tanto, quienes hayan adquirido la residencia fiscal en Uruguay con anterioridad a la nueva regulación, estuvieren en uso del “tax holiday” y realizaran una nueva inversión, podrán ampliar el beneficio por un plazo de hasta 10 ejercicios fiscales, descontando los ya transcurridos.

Recientemente, la ley 19.937 fue reglamentada por el Decreto 141/021, publicado el día 21 de mayo del corriente.

Dicho Decreto previó que, para poder ejercer la opción de tributar IRNR por diez ejercicios fiscales, los contribuyentes deban acreditar por cada ejercicio fiscal el cumplimiento de las condiciones de inversión y presencia física en el territorio nacional previstas en la Ley, es decir: (i) que haya tenido lugar una inversión en inmuebles por el valor estipulado desde el 22 de enero de 2021 y, (ii) que los contribuyentes registren una presencia efectiva en el país de durante al menos 60 días, cómputo en el que no influyen las ausencias esporádicas[2].

Asimismo, el Decreto 141/021 previó que la opción deba ejercerse mediante la presentación de una declaración jurada ante la Dirección General Impositiva (DGI) en los términos y condiciones que dicha Administración determine.

Por otra parte, dispuso el nuevo Decreto que los contribuyentes deban presentar ante la DGI, en los términos que ésta determine y al cierre de cada ejercicio, una declaración jurada a efectos de acreditar la verificación de las condiciones establecidos para ejercer la opción.

Finalmente, el Decreto 141/021 estableció que los contribuyentes que ejerzan la opción prevista en la Ley 19.937 (opción de tributar IRNR por diez ejercicios fiscales) deban acreditar ante sus agentes de retención la opción de tributación elegida, también mediante la presentación de una declaración jurada.

 

 

 

 

[1] Según el numeral 2 artículo 3 del Título 7 del Texto Ordenado de la DGI de 1996 (IRPF) los rendimientos de capital mobiliario son los “originados en depósitos, préstamos, y en general en toda colocación de capital o de crédito de cualquier naturaleza, en tanto tales rendimientos provengan de entidades no residentes. En el caso de inversiones en entidades no residentes que actúen por medio de un establecimiento permanente en la República, la reglamentación establecerá los criterios de inclusión en este numeral o en el numeral anterior”.

[2] Si bien este aspecto no surge en términos expresos del Decreto 141/021, puede inferirse de la remisión que efectúa al inciso primero del artículo 5-bis del Decreto 148/007.

 

Descargue el archivo en formato .pdf: BC – Opción IRNR – 26052021